Blog

Nuestro grupo de expertos en diferentes disciplinas, te actualizan sobre las tendencias y temas relevantes en Marketing Digital.



El ‘’Customer Relationship Management’’, es más conocido por sus siglas CRM que, en español, significa Gestor de las Relaciones con los Clientes. Esta herramienta gestiona la información valiosa sobre los clientes y potenciales clientes. Con esto, se ahorra tiempo y esfuerzo al tener accesible todo dato de valor del cliente antes de hablar con él. 

Las empresas que optan por este sistema como parte de sus métodos de trabajo, deben tener en cuenta que su valor se encuentra en cómo sea utilizado y gestionado. No saber cómo manejarlo ni cómo sacarle el máximo provecho puede tener numerosas consecuencias negativas, por tanto, aprender a utilizarlo es imprescindible para lograr los objetivos propuestos. Y es que un CRM bien implementado será pieza angular de toda tu estrategia de Marketing y Ventas.

A continuación, te compartimos 7 pasos simples para la implementación exitosa de un sistema CRM en tu empresa:

Comprendé tu proceso de venta

Entender todo lo que sucede detrás del logo o del nombre de la empresa te permite iniciar este nuevo capítulo con la oportunidad de mejorar errores y asegurar la productividad. También podés conocer qué necesita el cliente y qué desea para poder brindárselo. 

Definí los objetivos clave

Definir los objetivos por departamento te permitirá que, una vez se obtengan los resultados, evaluar el avance logrado.

Escogé el CRM adecuado (chin chin: Tactic Center! 😊)

Existen muchas plataformas entre las que podés escoger, cada una es diferente y tiene características específicas. Debés buscar una que se adapte a tu empresa, tus necesidades y tus objetivos. 

Identificá las necesidades a cubrir

¿Qué necesitás para poder implementar? Evaluá la situación actual de tu empresa e identificá qué necesitás para dar inicio a este proceso, desde más trabajadores, nuevos canales de comunicación y tener un call center propio. Debés listar las carencias que tenés, para que una vez implementado todo funcione a la perfección.

Desarrollá planes de fidelización 

Definí de qué manera fidelizarás a tus clientes. Esta decisión marca una diferencia enorme. Un ejemplo puede ser un email de agradecimiento a aquel usuario que solicite información en tu web. Aquí tenés una oportunidad, porque la mayoría de las empresas no lo ponen en práctica o lo hacen de forma errónea. Incluso la felicitación al cliente en el día de su cumpleaños o en la fecha en la cual se unió a tu empresa, es una gran oportunidad para fidelizar. Todo dependerá del rubro y las actividades que realicés. 

Entrená a tu equipo

Prepará a tu equipo de trabajo sobre las nuevas tareas, su correcto funcionamiento y los desafíos a enfrentar. Esta es una parte esencial de este nuevo capítulo. La adaptación por parte de los trabajadores es, a menudo, el mayor obstáculo en esta fase. Al igual que otras, requiere de tiempo para asegurar que el funcionamiento es adecuado y si el personal fue capacitado correctamente. 

Monitorizá los resultados y optimízate

La fórmula del éxito requiere un análisis y una correcta interpretación de los datos. El CRM no es más que una base de datos con el objetivo de aumentar el beneficio de una empresa. Como tal, requerís de un aliado que pueda evaluar los resultados de modo continuo y traducir las respuestas negativas en oportunidades, para adaptar la estrategia y alcanzar los objetivos propuestos.