Blog

Nuestro grupo de expertos en diferentes disciplinas, te actualizan sobre las tendencias y temas relevantes en Marketing Digital.

Sin importar a lo que se dedique tu empresa o al mercado al que te querrás dirigir, hay algo en común que une a todos los que valoramos la importancia del Marketing digital y es que estamos conscientes que para atraer nuevos clientes y fidelizar los que tenemos, es necesario contar con un argumento sólido e interesante, aportar valor y no dejar de interactuar con nuestros seguidores en redes sociales.

Una vez que contamos con esta certeza, de manera casi inmediata caemos en cuenta que una de las principales dudas que se nos presentan es determinar qué tipo de contenido de valor necesitamos promover, en qué formato nos conviene crearlo y con qué periodicidad publicarlo.

Si no nos tomamos el tiempo de conocer bien a nuestro segmento y tomamos en cuenta las tendencias de nuestra categoría en el mercado y de nuestra competencia, será más fácil determinar una estrategia coherente que vaya acorde a nuestros objetivos de comunicación, para cumplir nuestras expectativas de venta.

El reto del día a día

Muchas empresas, e incluso agencias de marketing digital (Sí, también las agencias cometen el error de no analizar lo suficiente cuando conviene hacer una reestructuración de estrategia) permiten que las tareas del día a día los absorban sin detenerse a pensar en si la estrategia que están siguiendo tiene coherencia, o de si la información que comparten en sus redes sociales gozan de valor para sus seguidores.

Lo ideal es no apresurarse como marca y definir desde el inicio cuál es el mensaje o la historia que se quiere contar en base a una propuesta de valor. Una vez que lo tengamos claro crear contenido de valor y de forma continua (sin caer en excesos) y sin perder de vista este mismo hilo conductor.

Consolidar en nuestra comunicación la Propuesta de valor de nuestra marca

Porque las cosas buenas vale la pena comunicarlas y de manera continua. De nada sirve tener claro qué es lo bueno de tu marca, si no contás con un plan de acción para que el mensaje no se pierda. Este mensaje requiere de mantenerse a lo largo del tiempo, para poder construir una imagen de marca sólida. Y aunque podrá sonar relativamente fácil, en la práctica no lo es tanto por una serie de factores, iniciando por la más básica: el ritmo acelerado con el que van las cosas.

En la actualidad todo va muy rápido y en el intento de mantenernos actualizados y vigentes tenemos la sensación de que continuamente hay que innovar. Pero para poder crear una determinada imagen es imprescindible ser constante en los argumentos, para calar en el subconsciente del consumidor.

La clave de todo: Mantener la creatividad sin perder la calidad.

Entender esta regla es tan sencillo como saber que entre más originalidad tengan tu post/blog en Facebook, Instagram, Youtube o cualquier otra red social y más variedad de formatos pretendás promover en tus redes, manteniendo sobre todo la calidad, más impacto tendrá tu comunicación y más fácilmente se viralizará tu contenido de valor. El hecho de pertenecer a una categoría muy marcada (Alimentos, automotriz, empresarial) no significa que a mediano y largo plazo tu comunicación tiene que ser aburrida o caer en el estancamiento.  Para lograr revitalizar constantemente tu contenido contás con un gran aliado y se trata de: ¡tus propios clientes!

Ellos son los que van a darte gran parte de la información que necesitás como marca para generar contenido de valor, escucharlos y entenderlos es lo que garantiza que estén pendiente de lo que tenés para comunicarles.

Tampoco podemos olvidar que una continuidad narrativa mejora el posicionamiento de la marca a largo plazo y parte de comprender esto es tomar consciencia de que dependiendo del historial de errores en la comunicación y creación de contenido que se ha dado bajo nuestra marca, se verá afectado el nivel de rendimiento o resultados recién iniciemos a realizar correcciones y a mejorar de una mejor manera nuestra comunicación en redes.

Una comunicación y creación de contenido de valor no se basa en obtener cifras exorbitantes al primer día de campaña, en la mayoría de los casos suele ser un camino de largo recorrido, porque la solidez de construir una imagen de marca para que tenga credibilidad y mayor presencia en digital es el equivalente a recorrer un camino donde nuestros pasos no necesariamente tienen que ser rápidos, pero si sólidos para pisar fuerte y no pasar desapercibidos ante nuestros seguidores.

Ahora contanos, según tu experiencia: ¿Qué otros factores determinan una buena comunicación de marca?